viernes, 28 de abril de 2017

Ráfaga


Óleo realizado en 2008
Cualquier día puede suceder. Y sucede. Siento que algo me indica que 'alguien' con una ráfaga de susurro, me está diciendo o indicando algo.

Lo sabes, pero no puedes hacer nada sobre quién es. Te está indicando algo. Sabes que está ahí. Lo percibes. Vuelves a mirar en rededor tuyo pero no lo ves. Solo lo sientes.

Te vuelve a ocurrir y es cuando un pequeño escalofrío recorre tu cuerpo. Está ahí.

No sé explicarlo pero si sabes que está ahí mismo a tu lado. Incluso hablas en voz alta para que te escuche y quieres escuchar su voz. Está ahí mismo.

Es un viento fuerte, repentino y de corta duración.

Es la inconfundible ráfaga.

2 comentarios:

  1. Amigo Javier, no todo el mundo necesariamente va a percibir el mismo susurro. A veces siento la impotencia de no poder ver realizado lo obvio, lo que todo el mundo espera de nuestros gobernantes que se pongan a trabajar y traten de recuperar lo que otros desalmados nos han quitado.

    Este sentimiento es el que merodea a mi alrededor: que han devaluado los salarios a nuestros hijos y ahora lo quieren hacer con nuestras pensiones. ¡¡Canallas!! ¿Hay alguien ahí? Tendrá que haber alguien que esté dispuesto a luchar en favor de los desfavorecidos. Éste es el susurro que me atormenta. Ésta sería la ráfaga solucionadora que me gustaría oir.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Vicente, ese es uno de los susurros que me gustaría fuera realidad, pero me temo que es una sensación que tengo y nada más. Estoy aburrido y cansado de todo esta inmundicia que no es otra cosa que una mentira enorme desde siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar