lunes, 16 de octubre de 2017

De pantalla en pantalla



Ahora casi todo pasa por una pantalla, son las ventanas en donde podemos sorprendernos de muchas cosas que suceden.

Pero no solo es una pantalla, son varias de diferentes tamaños.

Pantalla de TV, de móvil, de ordenador y otros plasmas que nos indican cosas a una velocidad de vértigo.

Y luego están, además, las pantallas que algunos denominan múltiples pero que en realidad son una misma dividida en varias pantallas o recuadros que nos informan de esas cosas que están sucediendo a la vez.

Esto es locura pura.

Así nos creemos hechos fugaces y cuya rapidez en realidad, es una deformación de la verdad.

Si esto no fuera poco, que lo es, tenemos la manía de ver una pantalla y hablar o escribir sobre otro asunto que estemos tratando.

Así difícilmente se pueden tomar decisiones sopesadas convenientemente para que sean las adecuadas.

Pero bien es verdad que esto que estoy escribiendo ahora, dentro de poco ya no servirá de nada pues estaré absorto de lo que ocurra en el mundo, yendo de pantalla en pantalla.

miércoles, 11 de octubre de 2017

A propósito



A propósito de la vida y la muerte, siempre me acuerdo de una calle de mi Segovia natal, Calle de la Muerte y Vida.

Cuando llega el 1 de noviembre de cada año ( ya queda menos), muchas personas van a visitar los cementerios para recordar a los que nos precedieron en la vida.

La Muerte ya es otra otra cosa, es una gran incógnita, aunque para algunos sea la otra Vida.

Viene a cuento esta reflexión que estoy escribiendo ahora por aquello de acordarnos de nuestros seres queridos.

No necesitamos ninguna memoria especial, solo necesitamos una memoria limpia sin avatares políticos, que por cierto, siempre ensucian cualquier memoria.

Reivindico que dejen acordarme lo que mi mente siempre recuerda, sea bueno, sea malo, sea regular, incluso indiferente, pero son mis recuerdos.

Quiero que mi memoria sea mía, mi memoria.

Solo pido a la buena gente que no se meta en camisa de once varas, y así seré yo -como creo que he sido siempre- respetuoso con las memorias de los demás. Pues eso.

A propósito.

viernes, 6 de octubre de 2017

Demasiado cómodo



Me parece demasiado cómodo decir que los que no son como nosotros no son los adecuados para llevar una casa, una tienda, un automóvil, una bicicleta, una bolsa o carro de la compra, en definitiva, una forma de relacionarnos con los demás, como si los demás fueran distintos a nosotros.

Demasiado cómodo.

Es como si entráramos en un local público en donde hay mucho ruido y nos pusiéramos a gritar para indicar que se quite el ruido estrepitoso. Sería una estupidez o algo parecido.

Si escribes y algo no gusta a determinados lectores, no quiere decir que me estén diciendo que deje de escribir, sencillamente es que no les gusta lo que expreso en mi escritura pero, no por eso, tienen que acallar a todas las personas que son escritoras.

Demasiado cómodo tachar a todos de la misma forma que tachamos cada uno de nosotros a los que no nos gustan lo que dicen y escriben y, por eso precisamente no estamos indicando que no nos gusta la humanidad, sencillamente es que determinadas personas no nos gustan.

¿Es que los 'otros' no tienen derecho a escoger a quienes prefieran?

Todos estamos en el mismo barco de la vida que como todo el mundo sabe, es llegar al final de la misma lo mejor posible. Destino, por cierto, que pocos se atreven a discutir.

Cuando estoy haciendo un dibujo, un óleo, una acuarela o simplemente estoy pensando en cómo puedo expresar mejor lo que siento, no se me ocurre hacer caso a quien me vea esbozar los primeros trazos y que me diga: eso no me gusta, no lo hagas.

Y yo me atrevo a preguntar: ¿y tú cómo lo harías?

Demasiado cómodo.

lunes, 2 de octubre de 2017

Decir la verdad



Difícil cuestión que planteo en mi reflexión: decir la verdad.

Este blog en el subtitulo reza: "Aprendiz de la vida. Busco la verdad". Esa fue la idea inicial cuando comencé esta andadura de expresar lo que pensaba y cómo veía, desde mi prisma, la vida.

Ahora ha llegado el momento de decir la verdad.

Si todos los que componemos una sociedad dijéramos siempre la verdad, quizá el mundo iría un poco mejor.

Cuando nos enfrentamos a las adversidades que encontramos en nuestras vidas, seguramente no tenemos en cuenta dichas adversidades que les ocurren a los demás y creemos por tanto que solo son nuestras.

Creo que cuanta más verdad digamos, expresemos o comuniquemos a nuestra gente, mejor estaremos indicando el camino para sembrar un buen hacer con nuestros semejantes.

Quizás, es muy posible que si escucháramos con atención lo que nos están diciendo la verdad, no tendríamos más remedio que seguir el ejemplo, y mejor nos iría a todos.

Pero no, nos encasillamos en nuestras mentiras que a base de repetirlas nos acabamos creyendo que son ciertas.

Intentemos que la próxima vez pensemos que es mejor decir la verdad. 

viernes, 29 de septiembre de 2017

Identidad



Me preocupa la sin razón de las cosas que ocurren.

Los 'gurús' de todo tipo siempre suelen ocultar la realidad que va a suceder, sencillamente porque se basan, las más de las veces en las cosas o hechos que han sucedido, y extrapolan alegremente con unas fórmulas matemáticas que se empeñan en demostrar algo que tozudamente se produce.

Lo que sí deberían estos averiguadores del futuro es saber que tienen los pies en este terruño.

¿Cómo se puede ir diluyendo tanto a las ideas para llegar exclusivamente a lo que al poder le interesa?

Y me apresuro a escribir que no me refiero al poder de los gobiernos que campan en nuestras vidas a sus anchas, que también, me refiero a que ese poder les importa un bledo, hacen sufrir a su antojo para su beneficio personal.

Debemos pensar un poco, solo un poco y preguntarnos para qué sirve tanta parafernalia que nos hacen creer, si en definitiva, nos merece la pena tener una identidad.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Comunicar



Habrá que analizar eso de comunicarse sin ni siquiera saber como respira el interlocutor.

¿Acaso una foto del 'perfil' y poco más ya nos atrevemos a ser 'amigos' y darnos 'besos' y 'abrazos', eso sí, virtuales?

Creo que podemos ser imaginativos sin duda alguna, pero eso quizá es una presunción hacia una especie de vacío sin poder llegar a sentir la personalidad que todos llevamos.

Comunicar es algo más que creernos un 'me gusta', un 'me encanta', un 'gracias', un 'lágrimas' y 'enfados', mediante esos emoticonos que nos presentan los que manejan la mayor red de negocio que es sin duda lo que hemos denominado redes sociales.

Redes, desde luego, pero ¿sociales? ¿Qué sociedad es esta que nos creemos que somos los mejores, los peores o los del montón?

Tenemos que ser inteligentes ante la 'inteligencia' que nos han impuesto.

¿Qué pasaría si todos los millones de relaciones virtuales de repente dejaran de existir? ¿Seríamos capaces de tener amigos de verdad? Simplemente lo dudo. ¿Estamos haciendo lo correcto?

Visto lo visto esto que hacemos no es comunicar.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Soberanía



Seguimos enfrascados en la más absoluta impunidad para cualquier caso de corrupción. Pero lo más peligroso para el ser humano es el miedo.

El miedo que saben instalar los que de verdad gobiernan en el mundo, esos son los culpables de todo lo que nos ha estado ocurriendo a lo largo de siglos de existencia.

Sea la época que sea siempre han conseguido los que como digo manejan y han manejado los hilos de la humanidad.

Son los únicos responsables de esta especie de paranoia en que nos hacen creer. La supervivencia del ser humano es lo que siempre está en juego...para los intereses...los intereses de esos pocos que que dirigen este mundo.

Siempre se han usado los términos de soberanía, de no perder la soberanía.

¿De qué soberanía hablamos? ¿No será la soberanía de esos pocos que dirigen el cotarro?

Será que el cotarro está alborotado.

O será cuestión de soberanía.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Clic



Busco a la desesperada algún método inequívoco para cambiar la forma de afrontar la vida.

Con tanta aceleración que nos colocan cada segundo según la paranoia de algunas personas que rigen los destinos de este globo terráqueo, quiero intentar encontrar un botón en cualquier artilugio de los que usamos diariamente para poder escapar de esta inmundicia que nos invade.

Quisiera encontrar ese clic liberador, que sin duda estoy buscando, pero mientras mi refugio ha sido principalmente la lectura, pero no encuentro ese botón al cual me he referido más arriba.

El otro día -siempre hay alguno- me encontré a un conocido que hacia mucho tiempo no veía, sin duda alguna porque vivimos en ciudades distintas y distantes.

Y después de los saludos pertinentes nos tomamos un reparador café sentados tranquilamente en una de las terrazas de las que abundan en esta ciudad llamada Madrid.

Recordamos lo que hicimos cuando incluso trabajábamos en el mismo sitio y cómo no, nos preguntamos qué hubiera ocurrido en nuestras vidas de haber o no haber hecho lo que hicimos en aquellos momentos.

Trabajos, aficiones, amores, en fin cosas normales. Llegado a este punto le dije que qué pensaría si de momento tuviéramos la posibilidad de dar a un botón y poder cambiar nuestras vidas desde un momento determinado y ver ahora los resultados de esos cambios.

Se quedó pensando un momento -que a mí me pareció intenso- y me contestó: 

- ¡Que pena no tener ese botón!

Pues eso. Clic.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Sí, no, quizá



Lo cierto es que tenemos una herramienta para comunicarnos que es magnífica.

Cuando no tenemos ningún problema (aparentemente) empleamos un categórico a alguna cuestión que se nos plantea.

Pero nos cuidamos mucho de responder a otros asuntos que nos formulen y no tenemos esa seguridad a la que anteriormente me he referido, entonces es muy probable que respondamos con una palabra, con una palabra que cuando menos es ambigua y no es otra que quizá, y dejamos al libre albedrío al otro para que decida por nosotros.

Con esta palabra quizá sea una especie de puerta entreabierta.

Cuando en la respuestas no queremos tener líos con el interlocutor entonces decidimos dejar la posibilidad (incluso de retomar) en algún punto que nos interese para al final, (es posible) apostillar con un no, que puede llegar a ser definitivo.

Esto es como cuando aprendía en la escuela la geometría y nos enseñaban que un triángulo equilátero es un polígono regular con tres lados iguales y sus tres vértices también.

Si nos encontráramos en el interior y nos moviéramos de un vértice a otro y suponiendo que cada vértice es un , un no y un quizá, estamos moviéndonos de un lado a otro según nos pueda convenir.

Sí,no,quizá. Quizá, no, sí. Sí, no, quizá.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Hablar de lo tuyo



Para  apandar  lo ajeno o mejor dicho ser un excelente apropiador del dinero público, que es el nuestro, lo primero, hay que hablar es de lo tuyo para que lo nuestro, sea verdaderamente nuestro.

Así funcionan los 'coleguis' esos que estudiaron juntos y  eran compañeros de pupitre.

- Oye Nacho, a ver si quedamos un día a comer y hablamos de lo mío.

- Si, así hablamos de lo nuestro.

- Pero que no se entere el populacho que luego se cabrea.

- Es cierto, que les hemos afanado a los que como contribuyentes que son, y acaban esperando esa ayuda del Estado para la dependencia, o se apuntan  a las listas interminables para una operación en un hospital público.

- Y también es cierto que acaban muriendo esperando esa ayuda que les concedimos a la dependencia pero no han podido disfrutar, pues han fallecido antes, pobres.

Pues eso, ¿qué tal si empezamos a hablar de lo nuestro y dejamos para otro momento el hablar de lo tuyo?

viernes, 8 de septiembre de 2017

7.000


Gernika-Lumo (Bizkaia). Bombardeo del 26 de abril de 1937
7.000 no es un número mágico. Quienes me conocen saben que me gusta 'jugar' con los números.

Por ejemplo 1.937 => 1+9+3+7= 20=>2+0=2.

7.000=>7+0+0+0=7.

Algunos os puede parecer elucubraciones de mis neuronas.

Pero 94=>9+4=13=>1+3=4.

80=>8+0=8.

2.017=>2+0+1+7=10=>1+0=1.

75=>7+5=12=>1+2=3.

57=>5+7=12=>1+2=3.

26=>2+6=8.

Si sumamos los resultados de cada número anterior, esto es: 2+7+4+8+1+3+3+8= 36, que es el año en que comenzó nuestra guerra civil.

Pero algo tienen que ver estos números entre sí.

  • 1.937 fue el año del bombardeo que hace 80 años se producía en la villa vizcaína de Gernika.
  • 2.017 es el año en donde se produce un abrazo con un superviviente de aquel bombardeo que ahora tiene 94 años.
  • Ese abrazo se produce por dos descendientes de alemanes uno de 75 y otro de 57 años.
  • Ese abrazo que se dieron los tres representa la reconciliación.
  • 7.000 fueron las bombas que durante más de 3 horas un lunes, día de mercado en Gernika lanzaron sobre la villa un 26 de abril de 1.937.
Fueron muchas bombas: según calcularon: 7.000

lunes, 4 de septiembre de 2017

Responsabilidad



Parece como si nos escaqueáramos de nuestras responsabilidades, si es lo que significa esa hermosa palabra: (*)responsabilidad.

¿Qué es lo que significa responsabilidad? Ardua tarea meterme en este jardín.

La responsabilidad, así en general, en realidad es muy abstracta, incluso puede ser que no exista y si existe a qué temas y hechos nos referimos cuando alguien dice; 'no es mi responsabilidad'

Cuando decimos esa frase ya sabemos que la responsabilidad es del otro. Del otro yo. Para empezar.

No queremos que se nos señale que la responsabilidad -la que sea- sea nuestra, siempre pensamos que es de otro, no nuestra.

En realidad somos rebeldes de nuestra propia existencia. 

Queremos que no nos molesten, pero no somos observadores de lo que nosotros podemos molestar y por ello, o a pesar de ello, siempre suele ser la responsabilidad de tu otro yo o si me apuran mis descabelladas neuronas, la responsabilidad es del otro que tengamos más a mano.

Por si acaso estoy escribiendo cosas inconexas os diré, mejor dicho, os confieso que según me estoy tomando pausadamente una copa de vino, lamento que esta sociedad en la que estamos inmersos sea una sociedad en la que se instaló la mentira.

Entonces permitidme: para qué la responsabilidad.
________________________________
(*) Capacidad existente en todo sujeto activo de derecho para recono-cer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado libremente.